martes, abril 22, 2008

La gran estafa con un banco chino fantasma

Un conductor espigado y negro, vestido impecablemente de azul, esperaba a Ãlvaro Sevilla en la sala de llegada de pasajeros del aeropuerto de San Francisco, California.

A pocos metros se encontraba una gigantesca limosina, tan confortable como las que mueven a las estrellas de cine por al menos $500 la hora, para llevarlo a un hotel localizado cerca del lujoso distrito anciero de la ciudad.

Sevilla, un nicaragüense de 47 años, casado con una salvadoreña, quien vive aquí desde hace muchos años, llevaba en su maleta de mano un comprobante bancario que mostraba el pago y la transferencia de $48 mil a nombre de la empresa Credit Consulting International, domiciliada en San Francisco.Mucho antes de que Sevilla emprendiera su viaje hasta San Francisco, se había relacionado, en El Salvador, con representantes de una gestora de créditos de los Estados Unidos que le ofrecieron, como a muchos otros empresarios locales, un crédito de $1.5 millones para desarrollar proyectos en condiciones difíciles de rechazar.

El préstamo, de acuerdo con lo que negoció aquí, se lo ofrecieron a 10 años de plazo, a una tasa de interés de 5.25% anual y un año de gracia.

Sevilla necesitaba el dinero para pagar algunas deudas, pero, sobre todo, para ejecutar algunos proyectos empresariales nuevos que le permitieran expandir sus actividades.

El nicaragüense llegó esa noche a San Francisco para comprobar, personalmente, que la firma Credit Consulting International (CCI), era una firma seria, responsable y de primer nivel como le aseguraron quienes intermediaron por esa compañía en San Salvador.

Sevilla no fue la única persona que viajó a San Francisco a conocer las oficinas de Credit Consulting International.

El mismo peregrinaje lo hicieron muchos otros salvadoreños, guatemaltecos, costarricenses, mexicanos, y nicaragüenses que ahora forman parte del ejército de perjudicados de una millonaria y gigantesca estafa que podría superar los $30 millones, únicamente en esos países.Negociación

Cuando Sevilla llegó a San Francisco llevaba consigo las pruebas de haber trasladado los $48 mil a una cuenta de CCI en los Estados Unidos.

Esa era la prueba de haber cumplido uno de los requisitos que pedían quienes manejaban esa gestora de créditos.

Un día después de arribar a San Francisco, a Sevilla lo trasladaron en limosina a una elevada torre localizada en el número uno de Embarcadero, en pleno distrito anciero de San Francisco.

El documento que debía mostrar era el pasaporte que le abriría las puertas para obtener el crédito.

Quienes embaucaron a Sevilla se la pusieron muy fácil: como no tenía propiedades ni bienes suficientes para respaldar el préstamo de $1.5 millones, debía comprar un seguro de crédito valorado en $48 mil.

También debería pagar unos $24 mil adicionales para hacer el análisis de los proyectos en que invertiría y sufragar los gastos del crédito.

Pero, lo más importante de todo era adquirir el seguro de crédito.
La empresa Crédito Consulting International le ayudaría, como le dijeron, en la obtención del seguro de crédito a cambio del depósito de ese dinero a sus cuentas.

Una vez que mostrara la prueba de la transferencia bancaria, debería esperar algún tiempo hasta que los documentos del seguro de crédito le llegaran a San Salvador.

Cuando a Sevilla, y muchos otros empresarios, les llegara el seguro de crédito, debían esperar, únicamente, 45 días para que un banco de Hong Kong, supuestamente de primera clase, les colocara el dinero del préstamo en la institución anciera que eligieran.Los anfitriones

Cuando Sevilla llegó al quinto piso del edificio localizado en el número uno de Embarcadero, sus pupilas se desorbitaron ante el lujo y la ostentación que mostraban las oficinas de Credit Consulting International.

Mientras lo conducían, entre alfombras, flores y paredes de metal, por los pasillos del quinto piso del edificio, miró que ahí no trabajaban menos de 70 personas.

Además, miró algunos rótulos en las puertas que delataban que CCI mantenían operaciones en Asia, Europa y América Latina.

Poco después, lo atendió en su descomunal oficina, Michael Beck, un cuarentón que cubría su atlético cuerpo con un traje de $3.000.
De padre estadounidense y madre mexicana, Beck le explicó a Sevilla los detalles de su crédito en un perfecto español.

"Binvenido, le dijo, hemos analizado su proyecto y estamos convencidos que no va a tener problemas para recibir el crédito por $1.5 millones".

Sevilla le mostró el documento original de la transferencia bancaria a nombre de CCI.
Como respuesta, Beck le ayudó a ganar confianza al advertirle que "con la inversión que hará, en cinco años paga el préstamo".

"Las empresas grandes, le aseguró, querrán comprarle la compañía".

Más tarde, a Sevilla lo trasladaron a la oficina de Peter Hansen, otro estadounidense de unos 55 años, delgado y canoso , quien hablaba un español con bastante acento.

Hansen le habló de las bondades del crédito y le repitió que 45 días después de recibir el seguro del préstamo, recibiría el millón y medio de dólares.

A mediodía, Hansen, Beck y Sevilla almorzaron en uno de los restaurantes más lujosos de San Francisco.
Comieron sin freno y tomaron vino de una buena cosecha del valle de Napa.

La elevada cuenta la pagaron los anfitriones.

Al día , Sevilla regresó a San Salvador totalmente convencido que Crédit Consulting International, era una empresa transparente y seria que ayudaría a conseguirle $1.5 millones para apuntalar su empresa.No fue el único

Pero, Sevilla no fue el único salvadoreño que viajó a San Francisco al edificio del número uno de la calle de Embarcadero.

Muchos otros lo hicieron para asegurarse de la seriedad del proyecto y hablar, personalmente, del camino que seguirían sus créditos.

Y todos fueron invitados a viajar a la sede de la CCI cuando preguntaban sobre cuánta confianza podían tener en la firma gestora de créditos.

Otro de quienes siguió el camino de Sevilla fue un empresario de apellido Hernández, quien les pidió prestado $2.5 millones y les pagó otros $60 mil para que le consiguiesen el seguro del crédito.

Hernández era dueño de algunos locales comerciales situados en el centro de San Salvador y quería esa línea de crédito para expander sus actividades.

Y el camino que siguió fue el mismo de Sevilla: lo embaucaron salvadoreños, depositó los $60 mil para conseguir el seguro que le permitiría recibir el crédito y viajó a San Francisco a negociar con los principales ejecutivos de CCI: Michael Beck y Peter Hansen.
A esos dos nombres se les unía una tercera persona: Harold Fournier, un triatlonista presumiblemente de origen puertorriqueño, quien presidía la empresa.

"Mi esposo con quien más hablaba era con Beck", dice la esposa de Hernández.
Su esposo murió en febrero pasado.

Ella asegura que murió por la depresión que le causaron todos esos líos.El problema es que muchos de los estafados acabaron perdiendo sus casas y negocios por una sencilla razón: todo lo que rodeaban los posibles préstamos era falso.Y en esa jugarreta cayeron importantes empresarios del país, militares y organizaciones.

Incluso, se menciona que una institución perdió más de dos millones de dólares en el macabro juego de la CCI.

Publication: Diario El Mundo (El Salvador)
Provider: El Mundo
Date: April 21, 2008

lunes, abril 14, 2008

Desnudo pintado por nieto de Sigmund Freud sería el cuadro más caro de un pintor vivo


Una obra del artista británico Lucian Freud, que ahora se exhibe en Londres, Reino Unido, podría convertirse en el cuadro más caro de un pintor vivo, cuando se subaste en Nueva York, Estados Unidos, en mayo.
Los especialistas de la casa de subastas Christie's estiman que se venderá por entre US$25 millones y US$35 millones, casi cinco veces más que un desnudo de la modelo Kate Moss, también de Freud, que se remató por US$7,3 millones en 2005, señala la BBC.

La mujer que posó para "Supervisora de Bienestar Social dormida" en 1995, Sue Tilley, ganaba aproximadamente entre US$25 y US$35 al día, sin los millones, señala un informe de la BBC de Londres.

"Pero no me importaba. Lo mejor era los almuerzos a que me invitaba", le dijo Tiley a la BBC.

"Era algo fantástico. A mucha gente le gustaría tener esa experiencia de trabajar con un gran artista, conversar con él, indagar sobre su vida y ver cómo trabaja. Otra cosa que me encantaba era ver las otras pinturas que él estaba haciendo, de otra gente. Él trabajaba en tres o cuatro retratos a la vez y, cada vez que yo iba, me gustaba ver cómo iban cambiando", explicó.

Sue Tiley, que ahora administra un centro de empleos, posó dos o tres veces por semana para este cuadro, durante nueve meses.

Publication: ANDINA - Newswire
Provider: Andina
Date: April 13, 2008

domingo, abril 13, 2008

Pelea por un lugar para dejar el coche y lo matan de 2 tiros

Dos hombres discutieron por un lugar para estacionar el auto y tras la discusión uno mató al otro de dos balazos. El hecho ocurrió el miércoles por la noche en pleno centro de la ciudad chubutense de Comodoro Rivadavia. Y conmocionó a toda la comunidad.

La víctima, Martín Arias, de 24 años, se detuvo con su auto a mitad de cuadra de la calle San Martín, entre España y Belgrano, frente a la Plaza Roca. El lugar es parte del microcentro de la ciudad. Arias viajaba con su esposa y su hija.

Pretendió estacionar su Peugeot 504 entre otros dos autos. Delante suyo, Luis Richard Noble Seros, de 50 años y nacionalidad uruguaya, pretendía hacer lo mismo con su camioneta Ford Ranger doble cabina.

Al comprobar que podían usurparle el lugar, bajó del vehículo y comenzó a discutir con el otro conductor, que también había descendido. Cuando parecía que todo había terminado en un intercambio de palabras, Noble Seros fue hasta su camioneta y sacó de la guantera un revólver calibre 38. Se acercó a Arias y le disparó dos balazos.

Lo dejó agonizando. Arias fue levantado del asfalto por varias personas, entre ellas su propio padre (que estaba cerca del lugar) y un policía. Testigos aseguraron que el agresor quiso huir, pero fue detenido primero por la gente y después por policías que andaban por la zona. También dijeron que la ambulancia tardó más de media hora.

Comodoro Rivadavia es la ciudad más importante de Chubut. Tuvo en los últimos años un crecimiento económico y demográfico explosivo debido al alto precio del barril de petróleo, su principal actividad. Las camionetas del tipo de la del hombre que protagonizó el incidente y otras aún más modernas abundan en las calles. Tanto de particulares como de empresas petroleras.

Arias murió en el lugar, ante la desesperación de su esposa, que vio el asesinato desde el interior del auto. Tras la detención, la fiscalía dispuso que Noble Seros quede detenido 30 días con prisión preventiva. Fuentes de la Justicia dijeron que el agresor justificó la tenencia del arma por un tema de seguridad personal.

Anoche aún no había explicado el porqué de su reacción. Los testigos dijeron que durante la discusión el asesino estaba mucho más alterado que la víctima, y que caminó decidido a buscar el arma cuando Arias pensaba que la pelea ya había terminado.

Publication: Clarín - Noticias
Provider: Clarín
Date: April 11, 2008